Contratos por Diferencia o CFD´s

Los Contratos por Diferencia (en inglés Contract for difference, CFD) es un contrato entre el precio de compra y el precio de venta de un instrumento financiero. Fue creado hace años por los fondos de inversión libre para tener acceso a la negociación de operaciones con mucho apalancamiento.

Los CFDs reflejan el rendimiento de un activo subyacente, por ejemplo acciones, materias primas, divisas o tipos de interés, sin la necesidad de tener la propiedad física del instrumento subyacente en sí. Los CFDs son instrumentos derivados OTC (over the counter), es decir, no cotizan en un mercado organizado.

Originariamente, los CFDs únicamente eran accesibles al inversor institucional, pero hoy en día los CFDs se han convertido en una herramienta de negociación muy popular entre los pequeños inversionistas de todo el mundo.

Los CFDs están ganando terreno a la inversión tradicional gracias a sus ventajas, flexibilidad a la hora de operar y fácil acceso a mercados tradicionalmente no accesibles al cliente minorista. Los contratos por diferencia exigen el depósito por parte del inversionista de un pequeño importe por concepto de garantías, lo que le permite una gestión más eficiente de su capital, ya que sólo se moviliza una pequeña proporción del valor global de su posición.

Los CFDs como cobertura a posiciones en acciones

Es una estrategia muy usada por grandes inversores para reducir el pago de impuestos en determinados países. Supongamos por ejemplo que tenemos una buena cantidad de nuestro dinero invertido en una empresa determinada y comenzamos a perder dinero porque las acciones y el mercado comienzan un proceso de corrección a la baja.

En muchos países al operar con acciones, si vendemos nuestras acciones en un período muy corto (por ejemplo menos a 1 año) se presuponen operaciones especulativas y nos cobran un buen porcentaje de impuestos de las ganancias que tengamos acumuladas hasta el momento. Pero si no vendemos nuestras acciones puede que lleguemos a perder todas nuestras acciones. Para evitar esto, el inversionista experimentado realizará una operación igual pero en sentido contrario en algún instrumentos en CFDs para asegurar o cubrir su operación (hedge) en acciones. De esta forma congela sus pérdidas (y sus ganancias) ya que lo que pierda en acciones lo ganará en sus inversiones en CFDs y al contrario. Cuando pase el tiempo necesario deshace los CFD y las acciones. De esta forma sus ganancias están libres de impuestos.

Para comprobar las ventajas de invertir en índices, lo recomendable es en primera instancia descargar una cuenta de práctica para conocer de mejor forma el modelo de operación y probar sus estrategias sin correr riesgo de pérdidas reales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Spam protection by WP Captcha-Free